History of Rock Life

Una persona especial, me propuso en su día que hiciese un blog, a lo que yo le contesté que para hacer un blog había que saber escribir bien, como a ella le ocurre, y que como yo no soy de letras pues.... que no había blog. Pero ahí me dejó la semilla plantada..... germinando en mi cabeza hasta que me decidí y nació Rock Life. Un pequeño sitio con las cosas que me pasan por la cabeza y que lo mejor que tiene es la gente maravillosa que entra y se queda (o no se queda, pero entra). Gracias!! Sigo sin saber escribir bien, pero..... me da igual. Solo me queda dar las gracias a esa persona especial por animarme a escribir y esperar que no se me vaya la inspiración para seguir por aquí mucho tiempo.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Los tres cerditos


Me uno a la iniciativa de MEN  "...los cuentos ya no son lo que eran" en los que hay que versionar cuentos a nuestra manera. En esta ocasión ha tocado Los tres cerditos y aquí dejo mi versión:


Había una vez tres cerditos que vivían con el miedo en el cuerpo serrano, por culpa de un malvado lobo que al final..... bueno, empecemos desde el principio.

En una playa paradisiaca vivía cerdito número uno junto con su amada Peggy. Lo hacían en una vieja caravana, escuchando Bob Marley, fumando cachimbas de marihuana y dando rienda suelta a sus instintos de paz y amor todo el día. Una mañana escucharon el potente motor de una Harley llegar a la caravana. El motor les era familiar y al mirar quien era, vieron que se trataba del Lobo con su traje de cuero negro. Les pidió que salieran por las buenas o tendría que tirar abajo la caravana antes de comérselos. Los cerditos salieron por una ventana trasera y escaparon en el vespino rosa de Peggy mientras el Lobo destrozaba la caravana.

Huyeron hacia el cercano bosque, a la cabaña de madera a la orilla del lago de cerdito número dos. Un famoso guitarrista que cuando no estaba de gira, descansaba en esa cabaña, pescando y componiendo canciones. Acogió a la pareja y después de que le contaran lo ocurrido, cerró todas las puertas y ventanas confiado en que el Lobo no podría entrar a comérselos.
No tardaron en escuchar el motor de la Harley llegar a la cabaña. El Lobo les gritó que salieran por la buenas y los cerditos se rieron. Así que el Lobo cogió un lanzallamas que llevaba en la moto y empezó a quemar la puerta. Los cerditos ya no se reían. Salieron por la puerta de atrás y corriendo subieron al Mustang de cerdito numero dos y derrapando a toda velocidad, huyeron por el camino que atraviesa el bosque mientras escuchaban el grito de rabia del Lobo al perder otra vez su comida.

Llegaron al atardecer a las afueras del bosque, a La Ubre Enroscada, un bar de carretera en un cruce de caminos, propiedad de cerdito número tres. Éste se alegro de verlos y les puso algo de beber mientras le contaban lo ocurrido con el Lobo, y lejos de asustarse se le encendieron los ojos y sonrió a sus amigos. Les recordó que esa noche era de luna llena y que invitarían a su "amigo" a una cena especial.

El Lobo llegó a las doce menos cuarto justo cuando los últimos clientes se iban. Entró y allí estaban los tres cerditos sumisos y apetitosos. Cerdito número tres le propuso invitarle a una cerveza antes de que les comiera, y el Lobo aceptó. Mientras se bebía su cerveza y sorteaba quien seria el primero de los tres en llevarse a la tripa dieron las doce en el reloj a la vez que a los cerditos les crecían los colmillos y sus ojos enrojecían.
Los tres cerditos se abalanzaron sobre el Lobo bloqueado por la sorpresa y el miedo y se lo comieron.

Y así los tres cerditos vivieron en paz y fueron felices para siempre. Colorín, colorado, este cuento se ha acabado.


FIN

sábado, 3 de diciembre de 2011

Piso 11


Entro al ascensor y pulso el botón del piso 11 mientras se cierran las puertas y empiezo a subir, primero a la velocidad que sube un globo de helio con la cara de Mickey Mouse, y luego a la de un cohete hacia planetas lejanos pasando por galaxias infinitas donde nos encontramos tú y yo y nos perdemos entre estrellas estrelladas, tanto como los huevos con patatas y jamón  que comemos viendo el ocaso en una playa del Mediterráneo, en esa mesa selecta con mantel de lino y cubiertos hechos de la misma plata que las balas que pongo en mi revolver cuando voy al este de Europa a cazar vampiros y seducir vampiresas que se convierten en ceniza tumbadas en mi cama cuando abro las cortinas por la mañana y entran los rayos de sol, afilados y fríos como el iceberg que partió en dos al Titanic llevándolo al fondo del mar donde las estrellas son de colores y cabalgan en caballos rojos, del mismo tono que mi corazón palpitante en un duelo, justo antes de apretar el gatillo metálico y suave como la piel de tus pechos cuando los acaricio para luego fusionarnos mágicamente en esa noche de niebla sobre la nieve iluminada por la Luna, llena, tanto como mi cabeza de pájaros que migran hacia el calor del fuego escupido por esa bestia que llaman dragón, que protege su tesoro lleno de oro y deseos, de los que algunos se cumplen y otros no, como el mio de conquistar la Alhambra y conocer a su Reina de corona negra, piel blanca y labios rojos, tan dulce como una gran tarta de nata y fresas silvestres, del bosque, donde el último mono intenta subir a la copa del árbol mas alto, o el bosque de Sherwood donde se esconde Robin del Sheriff de Nothingham, nada que ver con el Sheriff Wyatt Earp con su bigote, su mala hostia y su eterno abrigo largo como las noches de invierno esquimal, que con sus pingüinos, sus iglús y sus osos polares forman un paisaje tan gélido como los cubitos de hielo que bucean en el vaso de whisky que me bebo mientras leo en el porche de mi cabaña del bosque al atardecer abrazando y envolviéndome en las letras que igual me llevan a luchar con gladiadores a Roma, a disparar en la batalla de Stalingrado, a recorrer la Ruta 66 en  un Mustang, que a vivir la más intensa historia de amor, tan perfecta e imposible como agarrar un relámpago con mis manos y freír un filete de ternera con especias acompañado de un buen tinto a la luz de las velas con aroma de lavanda, el mismo que huelo cuando subo a la cima más alta de la montaña a intentar saltar las nubes mientras se ríen de mí las águilas, grandes y majestuosas como las pirámides de Egipto, donde en la arena que las rodean se esconden escorpiones venenosos que se pelean entre ellos como lo hicieron Ali y Foreman en el combate el siglo, jaleados por miles de personas igual que jaleamos a los Rolling cada vez que vienen a mi ciudad, salvaje, ruidosa, odiada, amada, caótica... que nunca duerme como si se hubiese tomado litros y litros de café, con leche a la que yo echo colacao en una taza y meto en el microondas un minuto hasta que suena el mismo ¡Ping! que suena en el ascensor y avisa de que he llegado al piso 11.

jueves, 1 de diciembre de 2011

La ganadora es........


Ayer se acabó el plazo de apuntarse y sin tardar más hoy hago el sorteo. Meto los nombres de todas en la caja, la muevo, meto la mano y la ganadora de la 11ª edición es........





¡Enhorabuena Mi Camino!  Cuando quieras me envias a gybby46@gmail.com una dirección donde pueda mandarte el libro, con mi dedicatoria y mi deseo de que te guste! :)

¡¡Gracias a todas por participar!!

¡Besos!

viernes, 18 de noviembre de 2011

Habitación

Tumbado encima de la cama deshecha desde hace días, sin camisa, con los vaqueros y las botas puestas, con algún litro de whisky mezclado con mi sangre recorriendo mis venas, miro el ventilador del techo, chirriante y monótono. El calor es axfisiante, igual que me asfixian los pensamientos que fluyen por mi cabeza.

Los rayos del sol entran por la ventana iluminando mi pecho desnudo donde tantas veces has puesto la cabeza para que te acaricie. Miro las manchas de humedad en el techo y veo las formas tan imposibles que veían nuestros ojos enamorados mientras abrazados, fumábamos después de follar y saciar nuestros instintos primarios, secundarios, terciarios.....
El papel descolorido de la pared coge a estas horas el tono de tu piel, suave, moreno, con el que te confundiría si no fuera por tu negra melena, tus pezones oscuros, tus labios rojos y tus ojos verdes, llenos de pasión y vida. Esos ojos que tantas veces me han dejado sin palabras, que  miraría hasta la eternidad sin pestañear, sin alimentarme, sin morir, porque me dan la vida.

La vieja radio analógica ocupa gran parte de la mesilla, siempre puesta en tu dial favoríto, esa emisora de la que salen acordes imposibles, melodías apasionantes, ritmos mágicos y voces increíbles que hacen una banda sonora perfecta a nuestros días y noches llenas de pasión y sexo.
En el suelo de baldosas blancas y negras, como el tablero de un ajedrez, veo tus pisadas, tu cuerpo contonearse desnudo mientras vas al baño y mueves tu precioso culo para mí, volviendo tu cabeza y mirándome pícara para que devuelva una sonrisa de deseo, que siempre te doy y te encanta.

El ruido de la nevera en la cocina, que cada vez que se para o arranca lo hace ruidosamente moviendo las botellas y platos que tiene dentro. Quieres cambiarla, pero en el fondo nos gusta su traqueteo y no lo haremos.
Su ruido se mezcla con las casi continuas voces de la vecina de enfrente a sus hijos rebeldes, con sus insultos imposibles de decir a un hijo y que nos hacen partirnos de risa. La mujer del cielo ganado, la llamamos.
Miro mas arriba, casi detrás de mi y veo encima de mi cabeza el crucifijo de madera. Nunca me han gustado esas cosas, pero tú lo pusiste y no me pude negar.
Tampoco me gusta la foto de tu madre en tu mesilla. Cada vez que te hago el amor, me siento observado, y cuando la voy a poner boca abajo me dices que no, que te da morbo. Eres la hostia.

Nuestra cama. Jamás he estado en una más cómoda. El colchón tiene nuestra forma, de mirarnos frente a frente, con nuestras piernas entrelazadas y nuestras caricias marcadas. El sonido de sus muelles al movernos ritmicamente por las noches.....y por el día. La almohada que guarda todos los secretos que nos susurramos al oído, en voz baja.
Miro el armario de madera oscura. ¿Quién sabe los años que puede tener? Apostamos, ¿50, 60, 100? Lleno de tus vestidos, pantalones, camisetas, el cajón de tus bragas....... Todo parece lleno, pero nunca ha estado tan vacío. Como la habitación, todo lo que antes me parecía lleno, ahora me parece.....¡ni me parece!, todo ha desaparecido. Incluso yo. El hueco que has dejado es demasiado grande.

Cuando noté que te fuiste, corrí a buscarte. Subí a mi Gran Torino aparcado en la puerta y te busqué. Lejos. Muy lejos.  Hasta que se acabó la gasolina.  Donde te has ido, no llega ningún coche.
Solo me queda esperar para volver a verte. Porque solo deseo eso, volver a verte.
Esperaré aqui tumbado, en nuestra habitación, donde tanto tiempo hemos estado juntos, con una botella de whisky, un paquete de tabaco, escuchando tu música en la radio, las broncas de la vecina y el ruido de las botellas de leche cortada en la nevera.
Y viendo como da vueltas el chirriante ventilador pienso que ya queda menos, mi amor.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Guerra

Está anocheciendo en un día nublado y plomizo. Entro en una granja, al parecer abandonada. Buscando un sitio para dormir. Abro la puerta de una habitación. Una sombra se mueve bruscamente y sin pensar, disparo. Los gritos que vienen a continuación me estremecen tanto que aprieto otra vez el gatillo,  para dar paso al silencio.


Me vuelvo a despertar sobresaltado otra vez más con ese recuerdo. La imagen de las dos balas dentro de ese pequeño cuerpo que velaba el de sus padres, muertos días atrás, me atormenta. Mi vida se fue con la de ese niño en aquel momento. He matado a muchos enemigos de formas distintas por salvar mi vida, pero ésto es diferente, ha podido conmigo. No puedo perdonarme y solo deseo no tardar mucho en reunirme con él.
Sin poderme volver a dormir, busco posición en la tierra dura y congelada de la trinchera. En la que llevo más de un mes, sin ducharme, sin cambiarme de ropa, pasando el frío mas terrible que pudiera imaginar jamás, sin dormir mas de una hora seguida, viendo la cara del chico continuamente en mi cabeza y perdiendo cada vez mas la cordura.
Mientras amanece, aparece delante de mi el río que custodiamos para que no pase el enemigo, entre la bruma pienso en mi novia, mi familia, mis amigos, mi trabajo.... Los recuerdos son cada vez mas borrosos, no sé si están vivos y si lo están, cómo están. Me angustia el hecho de que cada vez esa pregunta me sea mas indiferente. Esta maldita guerra me ha matado, desde el momento en que pusieron en mis manos este maldito fusil.

Mi compañero de trinchera se despierta con el alba. Todo parece tranquilo, como siempre. Se pone de pie y se estira cuando un sonido seco y metálico le hace sentarse bruscamente. Sin vida. Con un tiro que ha atravesado su casco llegando hasta sus sesos. No me da tiempo a sentir pena por él. Empieza a caer una lluvia de balas y granadas que me saca de mi letargo. Me asomo por el borde de la trinchera y veo a cientos de enemigos que han cruzado el río y otros tantos que lo están haciendo. Empiezo a disparar contra ellos, sin apuntar, solo disparo hacia el frente. La sinfonía de la muerte ha empezado a sonar, tiros, explosiones, gritos de dolor, las llamadas desesperadas a los sanitarios que no dan abasto a cortar hemorragias, el silbido de las balas y su sonido macabro al entrar en la carne y romper los huesos.... mi corazón bombea al máximo. Disparo un cargador, me agacho a cambiarlo y vuelvo a levantarme a descargarlo. Una y otra vez. Un ejercicio mecánico que me dijeron que no podía fallar. Pero falla. La última vez que me asomo  por el borde de la trinchera me encuentro delante un uniforme enemigo que parece el de un gigante. La persona que hay dentro me apunta con una pistola y sus ojos inyectados en sangre se encuentran con los mios dilatados por el miedo. Aunque esa sensación se convierte en alivio al saber que ha llegado el final. Con una mueca parecida a una sonrisa escucho el disparo que sale directo hacia mi pecho.........despertándome bruscamente, como cada noche desde que recibí esa maldita carta que me obliga a reclutarme e ir a la guerra en unos días.

domingo, 6 de noviembre de 2011

11ª EDICIÓN PROYECTO LECTURA ENCADENADA

¡He ganado! Después de participar en cinco ediciones me ha tocado el libro en la edición que ha organizado  Pedroj 
Así que ahora me toca organizarlo a mi. Os animo a que participéis, ya que es una manera de conocer mas blogs y la oportunidad de ganar un libro, y no un libro cualquiera.....uno con dedicatoria de mi puño y letra! jajaja No lo dudéis!
No hay que escribir nada, solamente apuntarse, ser seguidor mío y poner un enlace del sorteo en vuestro blog! y tener suerte para llevaros el libro! :)
He puesto de plazo hasta final de este mes! Suerte! a todos!
11ª EDICIÓN PROYECTO LECTURA ENCADENADA
¿QUÉ ES?
Para quién todavía no haya participado, debe saber que este proyecto está orientado principalmente a fomentar la lectura, pero también es una buena forma de conocer más blogs y más gente.
Yo, como ganador de la edición anterior, regalaré a quien le toque en esta ocasión un libro de mi elección. A su vez, el ganador de mi libro debe organizar otro sorteo similar para regalar otro y así sucesivamente.
BASES DEL CONCURSO:
Los participantes deberán ser seguidores de mi blog. Aclaro: seguidores a través de Blogger, que es fácilmente controlable. No son validos validos los seguimientos privados por RSS. El objetivo es seguirnos todos/as los/las que participen en este proyecto.
Quienes quieran participar deben dejar un comentario en esta entrada indicando que desean hacerlo y, en la medida de lo posible, un enlace a su blog para poder comprobar la condición número 3 más fácilmente.
Es necesario que los participantes hagan una referencia a este proyecto en su blog. No hace falta que sea en una entrada. Bastará una simple referencia, un enlace, un banner o lo que sea. Esto sirve para que la iniciativa llegue al mayor número de gente posible.
El sorteo se hará al azar mediante sortea2.
El/la ganador/a del sorteo recibirá como premio un libro dedicado y seleccionado por el organizador (yo) en la dirección que me facilite una vez contacte con él/ella.
El ganador/a deberá comprometerse a efectuar nuevamente el sorteo en su blog y regalar un libro al nuevo ganador/a, que también deberá continuar la cadena.
Los libros deberán ser preferiblemente no nuevos, por el valor sentimental que tienen y por el hecho de poder dar más uso a cada ejemplar. Pero si es nuevo, tampoco pasa nada. ¿no? A mi personalmente me cuesta desprenderme de mis libros…
Si vuestro blog es privado y queréis participar. No hay problema, pero deberíais dejarme acceso para comprobar que seguís las normas.
Si no tenéis blog, podéis participar en el concurso pero deberéis seleccionar un blog (de los que seáis seguidor) a quién le regalaréis (directamente) un libro para que él pueda continuar con la cadena publicando de nuevo el sorteo en su blog. Hay de plazo para apuntarse hasta el 30 de  noviembre (incluido).
Poco después, haré el sorteo y publicaré el resultado en mi blog.
Hasta la fecha, estos han sido los organizadores del Proyecto lectura encadenada:
  1. Deman
  2. Naray
  3. InnerGirl
  4. Audrey
  5. Inés
  6. Verónica
  7. B.art
  8. Mar
  9. Guti
  10. Pedrojescritor
  11. Gybby

jueves, 3 de noviembre de 2011

November rain

Ha empezado noviembre y lluvioso. Por eso esta canción viene al pelo. Es una de mis canciones favoritas de uno de los mejores grupos de rock que ha habido nunca, por su música, por su imagen, por sus apoteósicos conciertos.... la última Gran Banda de Rock que ha habido y que será difícil que alguien los supere:

Guns and Roses


 

Que lástima que su guerra de egos nos privaran de seguir disfrutando de ellos. Por suerte la música es eterna y siempre nos quedaran sus discos y vídeos.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Olor a gasolina


Está lloviendo, huele intensamente a gasolina mientras llenan el deposito de mi Mustang, veo como chorrean las gotas de agua por el parabrisas, igual que me han recorrido por la frente en alguna partida de poker o en algún duelo en mis comienzos, cuando todavía me ponía nervioso el hecho de que acabara con mi vida alguna bala más rápida que la mía, tan rápida como la moto numero 58 de Sic, al que le quitó la suya en un segundo con esa fatal caída, tan alta como un oasis flotante, al que solo van los más grandes, que recorre los cielos y del que cae una cascada eterna que al tocar tierra se convierte en un gran río por el que navegan piratas de parche en el ojo y pata de palo en galeones con bandera negra y llenos de cofres con tesoros que ocultan enterrándolos en la playa antes de que el río se fusione con el mar, de la misma fantástica manera que se fusionan el azul y el amarillo para salpicar todo de color verde, el de la esperanza, el de mi amiga, el de los duendes y el de la lechuga, el de las esmeraldas y el de los dolares, el del campo y el de esos ojos tan bonitos que hacían juego con su ropa interior, que me enseñó en su habitación después de un concierto de Whitesnake con la voz de Coverdale todavía sonando en mis oídos, los mismos que ahora escuchan los cantos de los buitres hambrientos por encima de mi sombrero mientras cruzo con mi caballo la meseta de Missouri huyendo de la policía que con sus trajes de cuero negro y sus Camaro de ocho cilindros intentan darme caza, y todo por acabar con dos indios que intentaron robar mi recompensa y dejarlos tirados en la acera, parecida a las que encontré por las calles de San Francisco, que me llevaron hasta el puerto donde cogí un barco con destino al viejo mundo, donde los dolares no valen nada,  los vaqueros chupan palillos en vez de mascar tabaco y en vez de montar a caballo y beber whisky van en Land Rovers y toman cervezas acompañadas de unas tapas, como las de las alcantarillas de las que sale humo gris, igual que el que escupe el escape del Ford GT con el que gané las 500 millas de Indianapolis, (el mismo día que Patt Garret acabó con Billy el niño), con una media de 190 millas por hora (H) del día D, de dedo, acusador y que se mete en el bote de leche condensada para saborear ese dulzor rico como el de un terrón de azúcar al deshacerse en la boca, del metro, cuando voy al centro, de la diana, como una flecha de dirección obligatoria hacia el infinito, donde el viento da la vuelta y donde los mares suben al cielo y se desbordan hacía la tierra, y donde el sonido de una llave contra el cristal me devuelve a la realidad. Arranco y sigo con mi viaje, dejando atrás el olor a gasolina bajo la lluvia salada.

lunes, 17 de octubre de 2011

As de corazones


Hago girar el rodillo contra el pedernal hasta que salta la chispa que al contacto con el metano y el oxígeno despierta al fuego, amarillo y azul. Enciendo otro pitillo. Aspiro su humo venenoso, que me llega a los pulmones y la nicotina se mezcla en mi sangre hasta que llega a golpearme el cerebro y calma mis nervios. Me hace falta.

Delante de mi tengo una carta desconocida boca abajo, tan abajo como el sótano en el que me encuentro jugando una partida de cartas clandestina, y nada agradable.
Empezamos diez, solo quedamos dos. Un traficante de armas ruso y yo; un gilipollas que debe cinco millones de dolares a un colombiano capaz de cortarme la cabeza para decorar su salón si no se los devuelvo en dos días. También debo el millón de dolares de inscripción para la partida y que el cabrón judío que me lo ha prestado, lo ha hecho a cambio de verme de rodillas suplicándole y de devolverle otros cuatro millones más de intereses. Y mi pescuezo si no gano la partida.
-Debo diez millones de dolares; el premio de la partida.
-Me estoy jugando mi vida en esa carta que tengo delante boca abajo.
No hay marcha atrás, me lo he jugado todo y el ruso ha aceptado.

As de picas
As de diamantes
As de tréboles

Con un inútil siete de picas, es mi jugada. Suficiente para machacar a un pardillo, pero no al cabronazo que tengo delante. Todo depende de esa maldita o bendita carta que me queda levantar.

Todo se jodió el día que mi avaricia pudo con mi sentido común. Mi nivel de vida era cojonudo. Con mis trapicheos había hecho una pequeña fortuna que me hubiera permitido vivir toda la vida sin apreturas. ¿Para que coño necesitaba invertir todo mi dinero en ese puto barco lleno de cocaína? ¡joder! era una operación fácil..... ¡¡y una mierda!! Seguro que fue esa puta la que dio el chivatazo.
Qué mas da. Saber quien fue y lamentarme no me va a sacar de este agujero.

Miro al frente y veo al jodido ruso con una sonrisa que enseña sus dientes amarillos. Lleva jugada el cabrón. Gotas de sudor frío me empiezan a resbalar por la frente. Toda la gentuza que está alrededor de la mesa se empieza a impacientar y empieza un murmullo incómodo. El crupier me pide que recoja la carta.
Bebo el whisky que queda en mi vaso de un trago. Lentamente alargo mi brazo derecho hacia ella. Elijo el derecho por esa mierda de la suerte. La cojo, me la acerco y con el corazón a punto de estallarme, la miro...

¡¡Un corazón!!

Un corazón solitario tan grande como la luna.
Me dejo caer en la silla a la vez que tiro las cartas al tapete.
Miro al ruso y veo como la sangre de su cara huye lejos de allí mientras enseña su escalera de color y mira bizqueando mi poker de ases.
Se levanta sin darme la mano. Ha perdido. He ganado. Siempre he tenido suerte en el juego. Uffff pero esta vez las he pasado putas. Me jugaba demasiado.
No tengo un centavo. Los diez millones de dolares que acabo de ganar, son mitad para un judío y mitad para un colombiano. Hay que joderse.
Pero estoy vivo.
Y me alegro

sábado, 8 de octubre de 2011

Flor de desierto

Vivía solo, en el desierto en una casa con un jardín seco, lleno de arena estéril, hasta que apareciste y lo llenaste de semillas de las que increíblemente crecieron las plantas más bonitas que haya visto nunca...
Venías todos los días a visitarme, llenando mi casa de ilusiones y disfrutando juntos de las vistas de ese maravilloso jardín que regabas para mí.... hasta que te pedí que te quedaras conmigo para siempre. Pero no quisiste y te fuiste dejando que el jardín se secase poco a poco, y con él mis ilusiones y mi vida también se secaban.... y otra vez me quedé solo.

Al cabo de unos días todo el jardín era una masa gris y tétrica, tan seca que el viento nocturno se empezaba a llevar muy lejos... al igual que mi alma que cada vez estaba más lejos de mí.
Cuando apenas quedaba nada y asomaba la arena de nuevo, apareció algo que me fascinó....era una flor amarilla, que no solo había sobrevivido, si no que estaba creciendo!!! y creció y creció y yo me aferraba a ella como un naufrago a un trozo de madera en medio del mar.


Llegó a convertirse en un árbol, maravillosamente grande y lleno de esas flores amarillas que el viento mecía y llevaba su polen lejos y cerca haciendo crecer más plantas iguales en jardines de gente que ni siquiera sabía que estaban ahí. Siempre habían estado pero no podía verlos, ni ellos a mí.
Empezamos a visitarnos y con cada visita crecía en nuestros jardines una planta nueva, y al cabo de un tiempo nuestros jardines estaban tan repletos de belleza que era casi imposible poder caminar entre ellos. Mi corazón volvía a latir con fuerza y mis ilusiones se renovaron dando paso a sueños inimaginables.
El desierto desapareció y se convirtió en una jungla de colores en la que me encanta vivir y que disfruto cada día más.

No te voy a decir que me alegre de que te fueses de mi lado, porque me hubiese encantado de que te quedases, pero no puedo dejar de agradecerte que dejases esa semilla en mi jardín que está dando sentido a mi vida. GRACIAS.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Autopista


Desperté con el corazón frío. Con la necesidad de escapar, sé que la única manera de llegar es cogiendo esa maldita autopista....y lo haré. Será rápido y se acabarán todas mis penas. Llené el depósito y arranqué mi Mustang negro en dirección a la montaña de humo negro y rojo que separa la realidad de lo desconocido. Hacia el fuego milenario y calor axfisiante, como la atmósfera del tugurio lleno de humo, partidas de cartas, peleas y olor a sexo y alcohol barato donde suelo ir a emborracharme cuando las cosas no me van bien, o sea, siempre. Y siempre, después de visitar ese antro acabo en el mismo motel de carretera, en la misma habitación 113, en la que el único mobiliario existente es un grifo metálico en una de las cuatro paredes y que abro en cuanto llego, llenando rápidamente la habitación de un agua oscura azul marina, que me roba el oxigeno hasta regalarme una inconsciencia que me lleva a visitar las mentes de personas desconocidas, llenas de ilusiones, amores, felicidades y sueños que no hacen más que amplificar el tormento de mi mente retorcida, algo más retorcida que el camino que serpentea con mas de mil y una curvas hasta llegar a lo más alto de la única montaña que tiene contacto con la luna llena y roja una sola noche cada muchas mil, adivino esa noche y aprovecho para dar un salto y acomodarme en esa luna a leer infinitos libros que me sacan de mi realidad, bajo su luz bermellona, parecida al color de la sangre joven y burbujeante que anhelo tener en mis venas más pronto que tarde, como esas tardes crepusculares en las que me gusta pasear por el desierto pedregoso salpicado de cáctus de mas de dos metros, sorteando nidos de serpientes de cascabel, y que bajo la última luz dorada del ocaso me saqué una piedra de mi bota que llevaba un tiempo jodiéndome, y la tiré a tomar por culo, lejos, y con ella ese dolor, silencioso, que no merezco. Se hizo de noche, con la misma oscuridad que envuelven ultimamente mis letras deseosas de cambiar y ser alegres y por eso os digo; lo siento, lo siento, lo siento, lo siento....las mismas palabras que me devuelve el eco del desfiladero en el que hago la última parada para mear antes de llegar a mi destino, cuando acabo y con una combinación maestra entre el pedal del embrague y el acelerador, saco la máxima potencia y velocidad al viejo Mustang, también aprovechando el rebufo de las almas vacías que empiezan a aparecer por el lugar. Voy a toda velocidad, el aire entra por las ventanillas abiertas arremolinandose en el interior, mezclándose con los acordes de AC/DC y el rugido del motor de ocho cilindros, inflando mi camisa de cuadros desabrochada hasta el pecho mientras aparecen nubarrones negros, gritando truenos y escupiendo relámpagos que crean incendios cada vez más grandes entre los que veo la entrada. Una enorme puerta doble de hierro salpicada de oxido, está cerrada pero la estela de polvo que voy dejando tras de mí debería avisar de mi llegada. El fin está cerca, no pienso en nada, ni en lo bueno ni en lo malo que he vivido, solo quiero llegar para empezar de cero, pero la puerta no se abre. No pienso parar, no, el pedal a fondo, no pienso parar, no se abre, no pienso parar, ¿porqué no se abre?, no pienso parar, no, no, no, no  ........... ................................................................................................. ............................................................................................................................................................................................ ............................................................................................................................................................................................ 
Silencio. Oscuridad. Abro los ojos y me veo sentado en mi váter con los calzoncillos por los tobillos. ¿He soñado todo esto mientras cagaba? En la pared de azulejos había dos palabras escritas con sangre y caligrafía diabólica: Todavía no.

martes, 20 de septiembre de 2011

viernes, 16 de septiembre de 2011

70/30

La banda de los Samick eran el terror en toda la zona de Riogrande. Cobraban impuestos a todos los comerciantes de ganado y a todo aquel de quien pudieran sacar dinero y mataban al que no se lo diera. Los Sheriffs que osaban plantarles cara también morían y ya ninguno se atrevía a decirles nada. Así  los comerciantes más poderosos y los menos también, reunieron dinero para dar una recompensa a quien mate a la banda.

 ****************


-Son 15 en total. 50.000$ por todos, siempre y cuando mueran los hermanos Samick. Suficiente para que vivan bien hasta tus nietos. Pero no podrás hacerlo solo....Ayer vino a informarse aquella mujer, La Mamba. Yo que tú, hablaría con ella y llegaría a un acuerdo. Es buena.....
-¿La Mamba? Si, he oído hablar de ella...... Bien, pronto tendrás noticias!



Me acerqué a ella. Era una leyenda. Una mujer temida y admirada en todo el oeste, y allí estaba yo con la oportunidad de trabajar junto a ella. Me senté en su solitaria mesa y me presenté. Sorprendentemente había oído hablar de mi y estaba dispuesta a que trabajásemos juntos. Solo con una condición; el reparto sería de 70/30.
En otras circunstancias no habría aceptado, pero la oportunidad de trabajar al lado de La Mamba me atraía mucho, y la suma que me llevaría no era nada mala. Así que acepté y lo celebramos bebiendo ron y whisky.
Al final de la noche intenté que entrara en mi habitación pero no quiso. Me jodió, aunque estaba tan borracho que posiblemente no se me hubiera puesto ni dura.
Al día siguiente fuimos a decirle a Sam Hendrik, el representante de los que habían puesto la pasta, que aceptábamos el trabajo.Y nos fuimos a por la banda de los Samick.

Había buen rollo entre nosotros. Hablábamos y reímos todo el camino. Se hizo de noche y acampamos. La conversación giró hacia temas más personales y sus preguntas hacia mi me hicieron pensar que se estaba empezando a interesar en mi, al igual que yo en ella.

A la mañana siguiente mientras nos acercábamos al rancho la fui contando mis planes de lo que iba a hacer con el dinero; Ir a Méjico a vivir la vida una temporada, y que ella entraba en mis planes. Ella no dijo ni sí ni no, pero sonreía, lo que me daba esperanzas.
Por la tarde, dejamos a los caballos escondidos y llegamos al rancho de los Samick.

Esperamos escondidos detrás de una carreta enfrente de la casa a que atardeciera y entraran todos a cenar. Cuando eso pasó me acerqué con un cartucho de dinamita encendido que lancé por la ventana hacia el interior. Volví detrás de la carreta mientras explotaba la dinamita y salían todos por la puerta y las ventanas. La Mamba salió de detrás de la carreta y se puso a disparar en una escena apocalíptica entre humo, fuego, sangre, balas y muerte justo delante de la casa. Yo flipaba viéndola desde detrás de la carreta hasta que el ruido de disparos se acabó.

Volviendo a por la recompensa no paraba de reconocerla mi admiración. Era increíble lo que la había visto hacer y estaba eufórico. Pero ella estaba indiferente y no hablaba mucho.
Cogimos el dinero, cada uno su parte. Cuando salimos de la ciudad  y me dijo:

-Me voy.

Se me cayó el mundo a los pies cuando la escuché decir eso. La seguí y la intenté convencer para irnos juntos una temporada a Méjico, a disfrutar del dinero los dos. La dije que lo pasaríamos bien, que me gustaba y no quería perderla.....

Se paró. Nos bajamos de los caballos y me miró a los ojos.
Vi un movimiento rápido de su brazo derecho y escuché el ruido característico de un revolver magnum.
Me miré la camisa y vi  una gran mancha de sangre en mi pecho. Las piernas me fallaron y caí al suelo de rodillas mientras la veía como montaba en su caballo y se alejaba.
Un gran dolor de fuego se apoderaba de mi corazón roto por esa bala.  Vi como miraba hacia atrás, con pena en sus ojos, antes de que la oscuridad se apoderara de mí para siempre.

domingo, 11 de septiembre de 2011

American experience


Ayer hizo diez años de la primera vez que volaba en avión. También era la primera vez que salía de España, y lo hice a lo grande; Madrid-MilánMilán-San Francisco.
Más de 10.000 km y unas 16 horas después, aterricé en los States. Lo primero que hice al pisar suelo americano fue cagar, lo segundo fumarme un cigarro con tanta ansia que me dio un bajón de tensión y casi me desmayo,  y lo tercero abrazar a mi amiga V. a la que había ido a ver. Y ahí empezaron unas vacaciones de flipar!

Golden Gate
El primer día a parte de deshacer la maleta y dar un paseo por la Market street con sus alcantarillas humeantes, no hice mas...
Al día siguiente, sobre las 7 y pico de la mañana sonó el teléfono. Era para que pusiéramos la tele porque estaban bombardeando¿? Nueva York!! ¿Ein?
Nos levantamos los cuatro que estábamos en la casa y fuimos al salón. Al poner la tele vimos como uno de los aviones atravesaba una de las torres. O_O Entre mi jet-lag, el agilipollamiento de estar recién levantado y lo que veían mis ojos, no era capaz de articular otra palabra que no fuera ¡¡joder!!
ticket tranvía
Cuando empezamos a asimilar que no era ningún trailer de alguna película de Spielberg, empezamos a acojonarnos ante los avisos de que no saliéramos de casa porque había más aviones desaparecidos e iban con destino a San Francisco y Los Angeles. Ante esto, la desinformación, la confusión, el caos......que no hubiese un alma por la calle, solo coches de policía de un lado para otro con las sirenas a tope.... Solo me quedaba pensar;

-¡¡¡Que coño hago yo aquí, con lo a gusto que estaba en mi casa!!!

Estuvimos toda la mañana pegados a la tele hasta que ya a las tres o las cuatro fuimos a comer ya con menos miedo de que nos cayese un avión encima.
En la calle solamente estábamos los turistas, dimos una vuelta por ahí, montamos en el tranvía típico de SF e intentamos hacer lo normal dentro de todo el revuelo montado.

Los días siguientes estuvieron llenos de acontecimientos derivados de los atentados. Manifestaciones a favor de aniquilar el país enemigo, palizas a todo árabe que se atreviera a salir a la calle, quema de comercios musulmanes, quemas multitudinarias del corán, actos patrióticos llenos de banderas yankis en los que el himno americano reventaba timpanos..... pfff solo participamos en una manifestación que pedía la paz, sin matar a nadie ni arrasar ningún país y para que no se volviese a repetir algo así.
Vamos, que estaba el gallinero revuelto, pero bien revuelto....
Entrevista con el Vampiro

Los aeropuertos internacionales se tiraron unos diez días cerrados. Por suerte yo fui dieciséis. Si llego a ir menos me veo yendo a la embajada a mendigar comida! >.<
Pero bueno, yo había ido allí a hacer turismo, y eso empecé a hacer, fuimos a conocer la city a fondo en los días que quedaban. Me gustó todo, aunque destaco la cárcel de Alcatraz, el Golden Gate (sobre todo al amanecer, envuelto con la niebla que se forma en la bahía), las casas victorianas que salen en Cosas de Casa, el Chinatown, el puerto y su Pier 39...... y todo en general que era como estar en un rodaje donde no paraba de reconocer edificios y lugares que había visto en películas.

Una de las cosas que tenía previstas hacer era ir a Los Angeles en un Ford Mustang. Así que fuimos a un Rent a Car a por el Mustang y cuando el tipo me dijo el precio, se me cayeron los huevos al suelo y me tuve que conformar con un Daewo Lanos. Joder!!
Pero bueno, compré un mapa de carreteras y con V. nos fuimos a Los Angeles!! yujuuuuuu
Hollywood
Cogimos la autopista 101 que recorre toda la Costa oeste y empezamos a tirar millas al ritmo de Guns and Roses. Cuando adelantábamos a un camión sacaba el brazo por la ventanilla subiendo y bajando el puño y el camionero pegaba un bocinazo que nos dejaba sordos!! V. se moría de vergüenza por que eso solo lo hacen los niños jajajajja
Entramos en gasolineras que cuando entras suena una campana y en cafeterías de carretera donde está la típica camarera que te viene a servir con la cafetera.... La hostia!!
cerillas del Rainbow B&G
Lo primero que hicimos al llegar a LA fue buscar la montaña donde está el cartel de Hollywood. Y durante los tres días que estuvimos allí, visitamos Beverly Hills, Bel Air, Melrose, Hollywood boulevard, donde están todas las estrellas de los famosos, el teatro Kodak de los Oscars....los Studios Universal de cine..... y por la noche íbamos al Sunset Boulevard donde se encuentran lugares míticos del rock; Rainbow Bar & Grill, Whisky a Go-Go, Roxy, The Troubadour.... wow ahí empezaron sus andanzas grupos como Guns and roses, the Doors, Metallica, Aerosmith....  y se me ponía la piel de gallina al tomarme un bourbon con soda en cualquiera de estos sitios!!

Tres días super intensos que fueron de lo mejor del viaje y casi su punto y final. Ya de vuelta en SF seguimos comiendo hamburguesas y bebiendo budweisers  hasta que la saca de los dolares se vació.
Volví a casa con un billete de un dolar y unos cuantos centavos de recuerdo. Me había gastado TODO el dinero que tenía en ese momento pero mereció la pena. Un viaje inolvidable que no me importaría repetir. Pero eso si, sin el acontecimiento que me sigue poniendo la piel de gallina cada vez que lo veo y que ojalá no vuelva a repetirse nunca!
Y así fue mi primera American experience!!

jueves, 8 de septiembre de 2011

Verdad

"Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio" 


Julio Cortazar

domingo, 4 de septiembre de 2011

Bajo el mar


Llegué con ganas a la orilla de la playa. Até al caballo a mi imprescindible sombrilla y sin quitarme el sombrero me fui metiendo en el agua hasta que vino una ola grande y me zambullí bajo ella.
Su fuerza era mayor de lo que había creído y me hizo perder la orientación.
Cuando me recuperé vi que estaba muy lejos de la superficie y lo más sorprendente, que no tenía necesidad de respirar!!

Las aguas eran calmadas y cristalinas y pude ver montañas de corales de colores debajo de mi.  Era como una ciudad de otro mundo iluminada con colores cálidos. Me acerqué allí y me encontré con una ciudad de fantasía donde sus habitantes eran de lo más variopinto! Había pulpos, delfines, snorkels, tiburones..... todos hablaban un mismo idioma que yo entendía. Entré en una taberna acuática y me pedí una piña colada y allí conocí a un renacuajo de cuatro años con el que conviví ya todas las vacaciones. Solo me hablaba de una esponja llamada Bob y su amigo Calamardo, que vivían cerca de allí, en una piña. Su monotema me terminó rallando pero le cogí cariño al jodío renacuajo.

El segundo día subí a la playa para dejar agua y comida a mi caballo. Al hacerlo me achicharré mi blanca piel, tanto que al bajar me confundieron con un cangrejo. O_o

Recorrí todas las tabernas y restaurantes acuáticos, degustando (a veces demasiado) sus cócteles y recetas.
Una noche conocí a un ser maravilloso. Una sirena rubia de tetas grandes y cola roja. Compartimos conversación y unos cuantos mojitos. Me contó como era la vida de una sirena en el mar y yo le conté como era la vida de un vaquero en el oeste. Nos gustaba lo que escuchábamos. Fuimos a un lugar mágico rodeados de corales afilados donde me hizo disfrutar de todo el placer que puede dar una sirena y donde dejé claro que la pistola de un vaquero no solo sirve para disparar en duelos.

Pero no todo podía ser perfecto y al día siguiente se tenía que ir y aprovechando las corrientes submarinas que pasaban por allí se fue a su Canadá natal. Yo la había encontrado muy pronto y ella me había encontrado muy tarde. La despedí disparando todas las balas  de mis revólveres mientras desparecía la estela de burbujas que dejaba a su paso.

Así que seguí degustando cócteles y menús, oyendo más historias sobre Bob, conociendo tiburones, ballenas, estrellas de mar.... visitando lugares mágicos, escuchando rock'n'roll .....hasta que se me cargaron las pilas lo suficiente como para volver al far west a seguir con mi vida de vaquero.
Me despedí de todos y de todo, subí a la superficie, me duché para quitarme la sal (foto), monté en el caballo y al trote regresé a casa, con la maleta llena de buenos recuerdos.

Me alegro de volver y de veros a tod@s por aquí!! sííí!!

sábado, 27 de agosto de 2011

Me toca!

Me voy de vacaciones!! pero volveré.....


 
Siempre que me voy de vacaciones me pongo esta canción hasta la extenuación!! Y luego no vuelvo a escucharla hasta el año siguiente!!
¡Disfrutadla!








(os vigilo)



viernes, 19 de agosto de 2011

Quiero ser estrella del Country

Es temprano y una llamada de teléfono me borra al instante mis sueños y me despierta.

-¿Si?
-Buenas noticias! Han aceptado tu canción y sonará en las mejores emisoras! 
-Eso es cojonudo!!
-El contrato te incluye la grabación del disco y una gira con más de cien conciertos! Chico, has triunfado. Te vas a forrar!!
-Wow. No se que decir. Toda la vida soñando esto y ahora no sé que decir ni hacer!
-No te preocupes. Mando un coche a recogerte y nos vemos en las oficinas de la discográfica.
-Ok, nos vemos!

Me vinieron a recoger y me llevaron a las oficinas. Un montón de gente me esperaba a las puertas. Me aclamaban. Los encargados de seguridad los sujetaban para que no llegaran hasta mi. Me sentía bien. Joder! era una puta estrella!!
Cuando entré en el edificio, entré directamente a un bar. Estaba oscuro. Había  mesas, un billar y un pequeño escenario vacío. Con rótulos luminosos de cervezas Budweiser y Miller. Me senté en una banqueta en la barra, me quité el sombrero y pedí una cerveza. Vino mi representante y me dijo que tenía que ir a firmar el contrato. Vi a una chica en el bar, con un vestido rojo, tipo cabaret. Le dije a mi representante que no me apetecía ir a firmar, que era una estrella y hacía lo que me apetecía. Ya iría más tarde. Me apetecía estar con aquella chica de rojo....
Mi representante me dijo que no había problema, que cuando yo quisiera fuese a firmar y se fue.


La chica de rojo se acercó y me besó apasionadamente. Salimos del bar, pasamos por un hall inmenso y subimos por unas escaleras enmoquetadas hasta una habitación de una planta alta del edificio. Allí nos desnudamos y follamos como bestias. Cuando estaba a punto de correrme me di cuenta de que tenía que irme. Tenía un concierto y no podía llegar tarde. Nos besamos y me fuí.

Llegué a un estadio lleno de gente. Salí con una guitarra acústica y un sombrero vaquero. Era una estrella country!! Toqué mis canciones. Al público le gustaba y no paraba de gritar!! Me sentía dios ahí arriba en el escenario. Había tres chicas a mi izquierda. Eran las que hacían los coros. Vestidas con vestidos de cabaret y sombreros vaqueros. Me fijé en una que estaba buenísima y me sonreía. Dejé la guitarra en el suelo, la agarré de la mano y saludando al público nos fuimos al asiento de atrás de una camioneta, donde empezamos a besarnos, sus manos y las mías no dejaban un centímetro de nuestros cuerpos sin tocar. La abrí de piernas y hundí mi cabeza entre ellas, buscando con la lengua ese botoncito mágico que la hacía estremecerse de placer cuando se lo lamía. Su sabor era lo mejor que había probado nunca. Lo saboreaba hasta que me dijo que la follara. Empecé a bombear y cuando estaba a punto de correrme apareció un tío en el asiento del conductor diciéndonos que nos teníamos que ir al siguiente concierto!! Joder!!! otra vez no!! :(

Llegamos al bar donde conocí a la mujer de rojo. Empecé a tocar la guitarra ante el público sentado alrededor de las mesas redondas. Al fondo, sentada en la barra, estaba otra vez la mujer de rojo, fumando, con un tercio de cerveza mirándome fijamente.
Terminé el concierto, bajé del escenario y pasaba entre las mesas llenas de gente de pie aplaudiéndome y diciéndome lo bueno que era. Lo agradecía hasta que llegué a la barra y besé a mi mujer de rojo. Me sonrió y me dijo que había tardado mucho, que tenía ganas disfrutarme a solas. Yo también tenía ganas de ella y aparecimos en la cocina de una casa, encima de una mesa redonda, follando y besándonos. Acariciando los pezones de sus tetas perfectas. Sonó un pitido. Miré y era la tostadora que había chamuscado las tostadas..... O_o Seguí a lo mío entre jadeos cada vez más fuertes por lo inminente de la situación. Ella gemía y gemía, yo ya no podía más.......hasta que...hasta que.....me desperté!!! Pffffff

Busqué a mi lado, pero no había nadie..... Joder!!  Pero una cosa me ha quedado clara. Quiero ser estrella de country!! jur jur   
(Necesito echarme novia!! ^^)

viernes, 12 de agosto de 2011

Cambio de vida



Llevaba dos días tras la pista de Troy Mackoy, un estúpido ladrón que asaltó una diligencia matando a todos sus ocupantes, cometiendo el enorme error de que una de ellas era Gina Bridges, una putita de grandes tetas y cintura fina que se follaba al juez Garrett, el más poderoso del estado de Missouri, a cambio de vestidos caros y una vida llena de caprichos. Garrett, ciego de ira cuando se enteró, puso sobre Mackoy una recompensa de 5000$ muerto y 15000$ vivo!!! Eso quería decir que le quería despellejar él mismo con sus manos por quitarle a su chochito. Le quería vivo a toda costa y yo se lo iba a entregar así, aunque tuviese que bombearle el corazón con mis propias manos.

Después de recorrer 37 millas por el desierto llegué al río Hadson, donde hice noche y mi caballo repuso fuerzas para el día siguiente. El día que daríamos caza al hijo de perra de Mackoy.

Llevaba todo ese día dando vueltas a una conversación que tuve la noche antes de partir con Anna, la dueña del Saloon de Springfield. Esa conversación la habíamos tenido infinidad de veces, pero esta última me hizo pensar en serio lo que me dijo. Eran ya casi un año los que nos estábamos viendo con frecuencia, siempre que no tuviese yo algún trabajo que hacer, y lleva ya un tiempo pidiéndome que me quede con ella, que vende el Saloon y con lo que saque y lo que tengo yo, irnos a un rancho y empezar una vida juntos. Siempre la digo lo mismo. Que yo no estoy hecho para ese tipo de vida. Que mi vida está en los caminos siguiendo rastros. Que no soy su hombre. Ella me intenta convencer entre sus sábanas pero cuando despierta ya no hay nadie a su lado.

Pero esta vez no se si fue por el sol abrasador del desierto que me derrite la sesera, pero le estuve dando muchas vueltas al tema y estoy pensando seriamente hacerla caso. Creo que me quiere, y yo también a ella. No había sentido nada igual nunca por ninguna otra mujer. Sí, puede que sea el momento de empezar una nueva vida. Al fin y al cabo estoy hasta los huevos de perseguir gentuza de un sitio a otro. Lo haré.
Se me dibuja una sonrisa cuando pienso en la nueva vida con Anna. Hay que joderse. Creo que lo llaman ilusión.

Por la mañana clavo las espuelas a mi caballo para ir lo más rápido posible . Quiero que este trabajo se acabe lo antes posible. Al atardecer llego al pueblo de Malpaso y veo a Mackoy llevando a su caballo al abrevadero. Es una putada para él que le haya pillado porque le quedaban menos de 100 millas para llegar a Méjico. Me miró de reojo. Sospecha de mi y en cuanto me bajo del caballo y me dirijo a él, no se hace esperar y desenfunda su revolver. Yo fui más rápido y le pegué dos tiros; el primero en el hombro derecho y el segundo en la rodilla izquierda. Ya no podrá dispararme ni salir huyendo. Tampoco se desangrará. A él también le dió tiempo de disparar, pero muy lejos de su objetivo. Ha sido uno de los trabajos más fáciles que he tenido y de los que más voy a cobrar.

El viaje de vuelta se me hace largo, no veía el momento de llegar a Springfield para ver a Anna. Tres días después entregué a Mackoy al juez, pillé la pasta y me dirigí al Saloon.

Al no verla por la planta de abajo, supuse que estaría en su habitación en la primera planta. Subí y entré sin llamar. Al entrar me quedé sin aliento. La imagen de Anna de rodillas chupándosela a un desconocido me revolvió las tripas. Instintivamente desenfundé mi revolver apuntando a la cabeza del desconocido, causándole tal sensación de acojone que se meó en la cara de Anna aún teniendo la polla empalmada. Ni ellos ni yo dijimos nada y terminé pensando que ninguno de ellos era culpable de nada. Solo yo era culpable, de ser un estúpido que se ilusiona y no darme cuenta de que un vaquero como yo está condenado a una vida solitaria y que eso no se puede cambiar.

Me guardé el revolver, me di la vuelta, bajé las escaleras hasta la barra  y pedí la primera botella de whisky de la noche.....Todo sigue igual.....sin cambios.

lunes, 8 de agosto de 2011

La pequeña araña

Entro en mi habitación y me encuentro con ella. Está en la pared, en una posición imposible y abierta de patas esperándome. Pero después de lo que pasó entre nosotros la noche anterior, no la voy a dar otra oportunidad y no la voy a perdonar. Me dejó el tobillo que parecía el de otra persona, lleno de picaduras, rojas, ardientes y picantes. La cabrona lo hace por joderme. Si lo hiciese para alimentarse de mi sangre, lo podría llegar a entender, pero solo lo hace por diversión. Me inyecta su puto veneno, me deja el tobillo hecho un cristo y se va.  La venganza se sirve en plato frío y ya empiezo a prepararlo.....
Pillo un clinex del cajón de la mesilla y me acerco silencioso hasta ella mientras pienso en las opciones que tengo:

A-Muerte rápida.
B-Muerte lenta y dolorosa.

Sí, MUERTE, se que suena duro, pero por lo que me ha hecho lo merece y me ha jodido tanto que me inclino por la opción B. Estoy pensando en ir arrancándola las patas una a una y cuando se convierta en un muñón peludo acercar la llama de un mechero hasta que chisporrotee y antes de morir atravesarla con un alfiler hasta que por fin muera!! MUAAAAH HAAA HAAAA HAAAA
Me acerco para pillarla con el clinex así de sorpresa, pero anda hábil y se descuelga de la pared, columpiándose en el hilo invisible sujeto a una nada mágica.
Lo intento otra vez, y ahora si la pillo!! La miro atrapada y me río. Se que soy más fuerte que ella, que no tiene nada que hacer y que soy un abusón, pero ella me atacó estando yo indefenso inmerso en mi sueño y en vez de atacarme y pirarse al jardín a cazar hormigas, se queda en mi habitación esperando para un nuevo ataque. No hay piedad.
Sus ocho ojos se clavan en los míos. Ocho ojos de pena y de ¿porqué me haces esto?.....

-Eh! un momento, no me jodas!! Esto no se hace.......chantaje emocional nooooooooo!! Deja de mirarme así.....

Me hice el fuerte y la apreté un poco. Enseguida empezó a lagrimear...... Joder!! Esto no se hace, bitch!!! Todas las tías igual, da igual la especie.....cuando quieren algo, cara de pucherito, ojitos de corderita.....y ala!! conseguido!! PUES NO!!
Vaya... me sigue mirando.....ya me está haciendo sentir culpable la muy......

Y sin pensarlo abro la ventana que da al jardín y la suelto. No sin antes amenazarla con abrirla en canal y dejarla todavía viva en una entrada de un hormiguero si volvía a verla rondando por mi habitación.

Siempre igual..... siempre se salen con la suya O_o

¡¡¡Malas!!!


jueves, 4 de agosto de 2011

Mis Rockbooks II

Un libro que podría titularse el baile de la berenjena (Óscar Santos Payán)

Esta es la pequeña historia de Gorrión, un chaval en la edad que descubre que su pito vale para algo más que para mear. Son las fiestas de su pueblo y se enamora de Rosario, una madurita casada que vende berenjenas en un puesto. Gorrión le pone ganas y hasta consigue quedar con ella para bailar en la plaza del pueblo, pero justo antes del maravilloso momento, llegan un grupo de chavales del pueblo de al lado y los inflan a hostias a Gorrión y a sus colegas. Por suerte poco días después, a punto de darle un cólico por comer tantas berenjenas y con un ojo morado consigue ese baile. Al final Rosario se entera de que su marido le pone los cuernos y se separa de él, yéndose a la ciudad a vivir. Así que Gorrión conoce a otra chica del pueblo de al lado y  se enamoran y bla bla bla, Fin
Si no tenéis otra cosa más a mano para leer, está entretenido y se lee rápido.


Quisiera que alguien me esperara en algún lugar (Anna Gavalda)

Un libro de relatos cortos de situaciones de lo más normales en la vida.......una violación en la que uno de los violadores acaba con los testículos metidos bajo la piel del cuello (literal), acabar con un jabalí vivo en en asiento de atrás del coche de tu padre, los remordimientos de alguien que se da cuenta una noche que ha sido el culpable de un super accidente de tráfico sucedido al mediodía con muertos y heridos, el bloqueo físico de una escritora al conocer el rechazo editorial de su obra maestra, abortos, amores perdidos en el tiempo...... lo normal, vamos.
Un pequeño libro que deja un torrente de emociones de todo tipo, desde la alegría a la ira pasando por la tristeza y por la risa.
Tengo que dar las gracias a Kamikaze por recomendármelo, y yo hago lo mismo a vosotros.





La ladrona de libros (Markus Zusak)

Este va de la historia de Liesel, una niña alemana en la Segunda Guerra Mundial que corre más suerte que sus padres comunistas y es adoptada por una familia alemana no-comunista y no-judía. 
Liesel se dedica a robar libros. El primero se lo robó al sepulturero que enterró a su hermanito pequeño. Era el manual del sepulturero, y con ese aprendió a leer. Luego fueron llegando más y más, la mayoría de la biblioteca de la casa del alcalde del pueblo. Su vida cambió en el momento que sus padres adoptivos decidieron esconder a un chico judío en el sótano de su casa, pero la cosa se puso muy chunga con los nazis y al final el judío se tuvo que ir a esconderse a otro sitio.
Hambre, bombardeos, trueques, suicidios...el libro te mete de lleno en como vivieron las familias alemanas la Guerra desde dentro y desde la perspectiva de una niña que no entendía de nazis, ni de Hitlers, ni de judíos, que solo quería jugar y leer sus libros robados.
Además la historia la narra alguien de quien tenemos una idea, tal vez equivocada...... La muerte.
El libro se me hizo un poco lento al principio pero por el final tan tremendo que tiene merece la pena aguantar. Es de los libros que más me han hecho sentir y lo recomiendo!!




Mujeres (Charles Bukowski)


Este libro se podría resumir en dos palabras; Sexo y Alcohol.
Henry Chinaski (Alter ego de Bukowski), un escritor de poemas, gordo, feo, guarro, cincuentón, borracho ( un chollo de tío, eh?) que lleva varios años sin echar un polvo y que de repente le llega una racha sexual de esas que todos los hombres deseamos tener por lo menos una vez en la vida.
Todas, bueno..... muchas tías quieren follar con él. Jóvenes, maduras, gordas, flacas, casadas, solteras...... y él no hace ascos a ninguna, lo que le crea numerosos conflictos de celos que  él soluciona emborrachándose y follándose a la que gana el conflicto y se queda en su casa. Su racha mejora cuando uno de sus ligues le enseña a comer un coño, cosa que no había hecho en sus más de cincuenta años de vida alcohólica, y a partir de ese momento se convierte en su punto fuerte y se lo demuestra a todas con las que se acuesta. Bueno, menos a una que tenía hongos en el chichi y no se lo "trabaja", (como dice él), perono pierde la oportunidad y se la folla!! O_o
Y de eso va el libro, de sus experiencias sexuales, sus líos amorosos y sus 350 resacas al año.
Bukowski es de mis escritores favoritos, por su forma de escribir, los temas que trata y las carcajadas que me hace dar cuando leo uno de sus libros.
Leer este libro es una experiencia única que no debéis dejar pasar!!

viernes, 29 de julio de 2011

Adivinanza



Hay veces que las letras más inesperadas y absurdas tiradas por la calle te alegran un día de mierda.


Pared cerca de gybbycurro


domingo, 24 de julio de 2011

Ensalada de un julio otoñero





Tengo hambre y me estoy preparando una ensalada, le falta más tomate y voy a la despensa a por él. En verano me encanta comer ensaladas, con este calor es lo que más apetece, aunque este verano no esté haciendo mucho calor, parece que estamos en un julio otoñero, pero me está gustando, me han pasado cosas muy buenas, como los varios conciertos a los que he ido y que me quedo con dos, uno es Foo Fighters con sus casi tres horas de Rock apoteósico, y con los texanos ZZ top donde escuché el mejor sonido de guitarra que he escuchado nunca gracias a la mezcla de su vieja Gibson y su amplificador Marshall de válvulas, las mismas válvulas que usa el Ford Mustang rojo del '67 con el que me hice los más de 4000 Km de la Ruta 66 desde Chicago a Los Angeles en una noche calurosa de verano partiendo por la mitad los States con la misma facilidad que Mike Dundee abre en canal a los cocodrilos australianos, los mismos que dieron su piel a mis botas de chupamelapunta, a las que puse unas espuelas para picar a mi caballo en el hipódromo de Ascot y dejar claro a todo ese rebaño de sombreros y pamelas quien es el jinete más rápido del este del Mississippi, ese río que en su delta se encuentra ese pequeño local donde se escucha el mejor blues, y no muy lejos de las plantaciones de algodón separadas por el cruce de caminos donde Robert Johnson vendió su alma al diablo para grabar esas 29 canciones que le convierten en uno de los mejores bluesman de la historia. Historia como la que oía de pequeño de una casona abandonada que llamaban la casa de las 7 putas y decían que había fantasmas en ella, así que fui con mis amigos a comprobarlo y lo que nos encontramos fue un nido de yonkis fantasmagóricos tipo Trainspotting, victimas de la movida madrileña y que poco a poco se fueron yendo cabalgando con su caballo (como Amy) hasta el infinito pasando por la luna. Esa luna que cuando se llena me obliga a subir a un monte encantado a disfrutarla, adorarla y someterme a sus encantos convirtiendo el momento en un acto sexual, mientras una manada de lobos nos rodea sedienta de mi sangre, que no conseguirán por la protección que me brinda los flujos virginales de la luna y el olor a pólvora quemada que suelta mi Winchester, ese rifle que conseguí cambiándolo por un machete que utilicé una vez en un combate con hombres de negro en una factoria y que ya no me servía de nada. Se lo cambié a un jefe indio aprovechando  un intercambio de pieles rojas por rostros pálidos con los indios Sioux en la frontera de su reserva muy cerca del Cañón del Colorado, casi tan colorado como el  último tomate que he echado a  la ensalada, revuelto con la lechuga, el atún, la cebolla, las aceitunas, los pepinillos y el maíz, y que me voy a comer ahora. ÑAM

jueves, 21 de julio de 2011

Atracción fatal



Iba sentado en un asiento de pasillo, escuchando en el ipod a los Brother Trucker, cuando de repente...... Mother mine of the beautiful love!!!
Se hizo el silencio. Una morenaza con el pelo rizado, falda apretada y escote de los buenos entra en el bus. Lógicamente mi mirada se soldó en ella y no la despegué en largo rato, mientras ella caminaba por el pasillo buscando un sitio donde descansar su precioso culo.
Cuando pasó por mi lado mi mirada se cruzó con la suya con total indiferencia por su parte.....y justo en ese momento  el bus hizo un giro brusco, ella casi pierde el equilibrio y en su intento de sujetarse a algo dirigió su puño directo a mi cara dándome una hostia como no me habían dado nunca. Joder!! Creí que me había roto la nariz.
En mi estado de semiincosciencia vi su cara cerca de la mía y su mano acariciándome el pelo....¿acaso me había matado y estaba en el cielo acompañado de semejante pibón?
La oía decir que lo sentía mucho y me preguntaba si estaba bien..... aprovechando la situación, intenté quedar con ella para tomar algo (que menos....después de romperme la cara, no?). Ante su negativa con excusas absurdas pasé al plan B y le pedí el teléfono para hacerlo en otro momento. Me miró con cara de "a que te meto otra" y lo dejé por imposible. Fin de la historia.
Y ahí me quedé yo, con una hostia encima como un pan de grande, sin teléfono y sin nada, siendo la comidilla de todos los que iban en el bus, que se iban descojonando de mi. Con unas ganas de implosionarme alucinantes.

jueves, 14 de julio de 2011

Locura sideral


Escuchando mariposas y huracanes, esperando a que se quite el rojo del semáforo, escribo con mi pilot azul en mi libreta verde como la lechuga de la hamburguesa que se come John Travolta con Uma Thurman antes de bailar en Pulp Fiction, como la ficción de los que parecen estar hechos los cuatro rascacielos monstruosamente grandes que recorro a diario, rodeados de un cielo azul perfecto salpicado con nubes de algodón dulce y empalagoso como el que venden en las casetas de las ferias de verano acompañando a las montañas rusas, aunque de los rusos lo que más me gusta es su ensaladilla, sobre todo la de mi madre, ¿qué tendrá que ver mi madre con los rusos? ¿será espía soviet?, nunca quiso decirme nada sobre el tema, un silencio parecido a las noches mudas de insomnio, nada parecido a las noches naranjas llenas de sueños en los que me cuelo de polizón silencioso en los viajes de su admirable dueña a islas grandes y pequeñas del Pacífico, ese océano que toqué con mis manos debajo del Golden Gate y recorrí su costa por la autopista 101, que sumado hace once, mi número de la suerte, si es que la suerte existe, porque lo dudo, tanto como a donde ir de vacaciones este año, ¿al norte, al sur, al este, al oeste...? al far west estaría bien, podría entretenerme llevando 500.000 cabezas de ganado del rancho de los McFly hasta el rancho de los McMardigan, montado en un caballo, con un sombrero de ala ancha, dos revólveres en las caderas por si me cruzo con el forajido de moda y así gano la recompensa de 10.000$ para gastármela en la Teta Enroscada que está abierta hasta el amanecer, que me pilla de paso, el mismo paso donde me crucé con la chica con ese nombre....uno, 2, tres, 4, cinco letras tiene, las más bonitas que he leído nunca, como nunca me he vuelto a subir al árbol donde me subía con mi pandilla a fumar los primeros pitillos y a beber calimocho caliente, tan caliente como el sol rojo de la galaxia a la que voy de vez en cuando a intentar encontrar inspiración para escribir algo medianamente decente y no rallar al personal con este tipo de entradas, aunque peor son las que venden ahora que son fotocopias y encima te cobran un plus por gastos de distribución, WTF! ¿qué distribución? si tengo que ir a por ellas a la tienda...a la tienda de los sueños que iría a comprar un billete para el tren de otra oportunidad, oportunidad que aprovecho para salir de esta espiral de locura que no tiene sentido ni fin.



I will return....

domingo, 3 de julio de 2011

Recuerdos

¿Casualidad?. Entre más de tres millones de personas revueltas en la misma ciudad, la vi, me vio, nos vimos.....después de tanto tiempo.
-Hola!!
-Hola!!
Nos miramos a los ojos y un torrente de recuerdos me inundó la mente. Un sentimiento escondido y casi olvidado en un rincón de mi músculo rojo salió al exterior de repente y  sin avisar.
-¿Qué tal?
-Bien, como siempre. ¿Y tú?
-Todo bien.
Sus ojos eran un imán. No podía dejar de mirarlos. Unos instantes más sumados a las horas y días que me pasé mirándolos en el pasado.
-¿Cuanto tiempo, eh?
-Si, mucho....
Mi corazón latía más rápido de lo normal. No debería ser así. Hace mucho de nuestra historia. Tomamos caminos diferentes, convencidos y con razones para hacerlo. Pero no paraban de venirme a la cabeza los buenos momentos que pasamos juntos. Los abrazos interminables que nos dábamos, que parecía que nos íbamos a sacar el jugo uno al otro. El primer beso. Nuestros paseos agarrados de la mano.....
-¡Te has cortado el pelo!
-Si..... tú no has cambiado, sigues igual (de guapa, pero no se lo dije)
Seguían viniendome más recuerdos......los besos que la robaba cuando menos se los esperaba. Decirle lo maravillosa que era mientras echábamos esos polvos tan buenos. Cuando me decía que era el tío que más placer le dio nunca, y que aunque fuera mentira me encantaba oirselo decir. Susurrarle al oído " Te quiero". Hacerle ese masaje en los pies con el que se partía de risa......
-Bueno, pues a ver si nos damos un toque y hablamos....
-Si, está bien, cuando quieras.....
Los dos sabemos que ninguno va a llamar al otro, ya nos dijimos todo lo que nos podíamos decir y agotamos nuestras frases estando juntos. Pero me gustó volver a escuchar eso de darnos un toque.
Nuestras miradas seguían pegadas hasta que ella decidió que era suficiente. Me dio dos besos de despedida. Ese tacto, ese olor.....el mismo de entonces, me puso la piel de gallina.
-Bueno, Chao!! Me alegro de verte!
-Yo también!! Cuidate!!
Y empezamos a caminar en direcciones opuestas.
A los pocos pasos me volví y la miré. Ella no se volvió. La imagen de su silueta desapareciendo entre los más de tres millones de personas.......mi último recuerdo de ella.



Dejo el vídeo del Dream On de Aerosmith, una canción que me encanta. Cuando se la enseñé a esta chica se convirtió en una de sus canciones favoritas. Espero que a vosotros os guste también!! XD

martes, 21 de junio de 2011

Lo que sale de mi mente retorcida y soñadora (II)

La Factoría.


Voy a currar. Uno de esos complejos llenos de naves industriales gigantescas con calles super anchas. Parece una miniciudad. Dentro de una de las naves hay una sala con una ventana que tiene una reja. Hay cola de gente que quiere empezar a trabajar. A través de la reja hablo con una mujer y ficho con una tarjeta que me da. Ya estoy dentro de mi jornada laboral pero no tengo ni idea en que trabajo. La mujer me manda ir a un sitio que parece que conozco porque subo decidido unas escaleras de metal, cruzo una puerta, avanzo por una pasarela que comunica con otra nave. Pasillos, despachos, habitaciones vacías. No hay nadie......
Ando durante largo rato hasta que empiezo a notar una mala sensación. Alguien me sigue.....No veo a nadie pero está ó están ahí. Acelero mi paso, los fluorescentes del techo del pasillo se encienden y se apagan como si tuviesen un cortocircuito hasta que llego a una puerta que abro y salgo a un patio interior. No hay salida y espero con angustia a que lleguen mis perseguidores.

Son unos cinco o seis. Vestidos con largos abrigos de cuero negro todos menos uno. Hay uno que viste normal y parece el cabecilla. Creo que le conozco, pero no recuerdo de que. Me habla pero no le puedo oír porque ha empezado a funcionar una máquina al fondo del patio. El cabecilla parece enfadado y de repente aumenta de tamaño, ahora también viste abrigo de cuero negro, parece el hombre de negro del hormiguero. Saca un machete que parece la espada de Conan el Bárbaro.
Los demás también sacan sus machetes y me atacan. Me defiendo con mis manos.... incomprensiblemente puedo agarrar los machetes por el filo y no me corto. Se los voy quitando, me quedo con dos y me dispongo a atacar al cabecilla. Luchamos haciendo saltar chispas cada vez que nuestros machetes se golpean. Me subo a un escalón de un metro que está pegado a la pared  y desde ahí arriba le tengo dominado. Estoy apunto de ganar. Ya veo su punto débil y me dispongo a clavarle el machete en el cuello. Cuando de repente suena un ruido ensordecedor y todos nos volvemos hacia el fondo del patio, donde está la maquina. Se ha convertido en unos rodillos de metal que están empezando a succionar y destruir todo lo que pillan a su paso. Descarto la idea de cortar el cuello al hombre de negro y antepongo salvar mi pellejo a comprobar que se siente al pasar entre los rodillos metálicos. Tengo suerte de que no sea un sueño de los que quieres correr y no puedes, y salgo del patio a una velocidad indescriptible. Dejo atrás a todos los hombres de negro, bajo las escaleras, cruzo una nave vacía enorme, salgo a un patio donde hay una maquina de coca-cola y una puerta de rejas blancas abierta que da al aparcamiento. Salgo al aparcamiento, paso entre los coches hasta que llego a una playa.

Allí me encuentro con Ella que me está esperando. Me alegro y se me acelera el corazón al verla.. -Vamos, hay que salir de aquí!- la digo. Nos vamos agarrados de la mano. La miro de reojo. Está guapísima y me gusta su vestido largo de lino de tonos ocres que se mueve con  el viento. Está buenísima. Vemos un aparcamiento en la misma arena de la playa donde hay aparcada un todoterreno pick-up. Es de un conocido que está con su hijo guardando unas cañas de pescar. Nos acercamos y les digo que si nos pueden sacar de allí con el coche. Me responde que sí pero que antes tengo que fichar como que he salido de trabajar. Joder!!

Voy directo a la nave donde fiché antes. Hay una cola de escándalo y en la espera a que me toque me entra una angustia que no es normal, esperando que en cualquier momento aparezcan los abrigos de cuero. Por fin me toca fichar, la mujer de la ventana, me mira con cara de asco y de malfollá. Me da un folio con una factura de mi comida. ¿Comida? Pero si no he comido!!. Macarrones con nata y bocadillo de calamares. Si no pago, no ficho. Joder!! Pago, ficho y me voy de allí corriendo. Al otro lado de la puerta de la fabrica, ya en la calle, me espera la pick-up. Ella me sonríe. Lo conseguí.